post thumbnail

Desde luego querido Keiran Lee, no te puedes quejar de nada en la vida pedazo de cabrón, es que hasta cuando caes malo la gente se vuelca en cuidarte y no solo eso, hasta estando con fiebre tienes la oportunidad de meterla pedazo de perro jeje, que suerte cabrón.